embarazo.freestocks-org-70276

Una de las cosas que me resultan más apasionantes de la psicología perinatal, es la concepción e implicaciones de la visión interdisciplinar. Trabajar en un campo que implica conocer los nuevos hallazgos en neurobiología, medicina de la salud reproductiva, intervención clínica y/o psicosocial y muchos otros; es para mi una fuente constante de motivación y aprendizaje continuo. Una búsqueda de las mejores preguntas y herramientas tanto para mi trabajo con familias, como para la formación de otros profesionales.

Hoy os reseño brevemente algunos hallazgos recientes,  sobre un efecto poco conocido del embarazo, en el organismo de la madre.

Microquimerismo fetal, este es el término designado por los genetistas para hablar de “la invasión” de células del bebé al cuerpo de la madre, durante el embarazo.  Este proceso común entre los mamíferos, podría tener un significado evolutivo e implicaciones en la salud materna, tal y como lo detallan algunas investigaciones.

Es impactante conocer cómo el potencial de éstas células “migrantes” para convertirse en cualquier tipo de tejido, podría jugar un papel fundamental en los órganos y sistemas relacionados con la supervivencia fetal. Entre ellos se han detectado en el sistema inmunitario materno, en la tiroides (probablemente relacionadas con el metabolismo, el mantenimiento de la temperatura corporal en el postparto), en los pechos (posiblemente contribuyendo a la preparación de éstos para la lactancia) y en los circuitos cerebrales implicados en el desarrollo de las conductas de vinculación.

Los primeros descubrimientos en esta área surgieron hace algunos años, a partir de los hallazgos de ADN masculino en mujeres. Posteriormente los estudios han llegado a detallar que este proceso  de transferencia celular, puede ocurrir incluso solo 7 semanas después de la implantación. Sin embargo, no existe precisión y acuerdo respecto a cómo el cuerpo de la madre “negocia” con estas células a largo plazo; se ha sugerido que al igual que influyen positivamente en el bienestar fetal, en el caso del sistema inmunológico  podrían conducir a una mayor vulnerabilidad o predisposición de la madre a algunas enfermedades.

Mas información aquí.