bebé prematuro.Jens Bergander
Imagen: Jens Bergander

Para muchas madres y padres, la vivencia de un parto prematuro es una experiencia dolorosa y angustiante, sentimientos que pueden verse incrementados si el bebé padece alguna enfermedad o si hay internamiento en la UCI. Durante esta etapa y posteriormente en casa, es posible que las madres y padres puedan sentir sentimientos de angustia, frustración, irritabilidad, tristeza y preocupación, los cuales pueden requerir ayuda específica.

Las familias (padres, madres, abuelas, tías y tíos) pueden consultar por:

  • Sentimientos de ansiedad o depresión, (pueden aparecer después del alta).
  • Enfermedad del bebé.
  • Preocupación excesiva por la salud del bebé o su desarrollo a largo plazo.
  • Sentimientos de pérdida relativos al embarazo, parto, primeras semanas con el bebé o lactancia.
  • Dificultad en la vinculación con el bebé.