“La infertilidad detuvo mi vida”

Hoy os dejo este vídeo elaborado por La Red Nacional de Infértiles. Me ha resultado muy interesante porque creo que resume a la perfección, los estados emocionales que puede atravesar una mujer mientras se encuentra en la búsqueda de un embarazo que no llega.

Tanto la infertilidad como la esterilidad producen un impacto importante en la vida de las mujeres y sus parejas, existe una sensación de pérdida de control que muchas veces se acompaña de sentimientos de tristeza, rabia, impotencia y culpa. En algunos casos se presentan igualmente síntomas de estrés, ansiedad y/o depresión.

Para algunas parejas tomar la decisión de recurrir a tratamientos de reproducción asistida y mantenerse en ellos pese a los costos emocionales, físicos y económicos que conlleva, implica el afrontamiento de múltiples situaciones de tensión con una alta carga emocional. Vivir incluso dentro de “ciclos” de expectativas, ilusión, miedo y tristeza. Considerar las diferencias individuales en este punto es fundamental; de la misma forma como cada persona tiene una historia vital diferente y unas respuestas emocionales diferentes, también son distintas sus necesidades, expectativas y sus recursos de afrontamiento.

Pensar la intervención en este campo, como durante los procesos de reproducción asistida, es un trabajo complejo. Es indispensable no centrarse en los discursos psicopatológicos, si bien se ha de reconocer y tratar la presencia de síntomas. Igualmente es necesario conocer, sostener y orientar las diferentes formas de afrontamiento en función de las características personales y los recursos psicosociales. Ofrecer apoyo psicoterapéutico a la frustración, a la decepción, a la rabia, a la tristeza, a las dificultades en la relación de pareja (si se presentan); parte de nuestro trabajo como psicologas/os perinatales consiste de forma esencial, en promover la salud emocional y fomentar la resiliencia.