Convertirse en madre o padre por primera vez es una experiencia nueva que puede estar llena de dudas e inseguridades que hacen parte del camino. Todos los nuevos padres desearían tener “el manual de respuestas” para cometer los menos fallos posibles, pero lo cierto es que la transición a la parentalidad implica grandes dosis de paciencia y múltiples aprendizajes. Es importante conceder el tiempo necesario para descubrir qué tipo de padre/madre se quiere ser, qué partes de la historia vital acompañarán, cuales son los recursos emocionales y sociales con los que se cuenta. Es necesario autorizar los errores, la falta de control del entorno inmediato y sobretodo, disminuir las exigencias, la velocidad, permitir el espacio para descubrir a los hijos, ya que finalmente son ellos quienes van indicando el camino.

Algunos motivos frecuentes de consulta en las madres/padres de bebés menores de un año son:

  • Dudas respecto a diferentes enfoques de crianza.
  • Dudas respecto al desarrollo del bebé.
  • Promoción del apego seguro.
  • Dificultad en la relación o vinculación con el bebé.
  • Experiencia de “abrumación” o “desconexión” con respecto a la crianza.